Explota la izquierda por la portada de #¡Hola!

1 (29)
Facebook
Twitter
LinkedIn

Esta mañana, los medios informativos se convirtieron en una especie de columna de frivolidades, digna de la sección de sociales más renombrada en cualquier periódico de circulación nacional.

¿Pero qué origina que se una lo frívolo con lo político? La portada de la revista ¡Hola! que presenta la fotografía de César Yáñez y Dulce María Silva, la feliz pareja de recién casados en la que los medios han llamado la “boda fifí”.

Lo importante en este punto es entender que la boda en sí no es el origen del escándalo. El fin de semana, además de César Yáñez y Dulce Silva, también se casaron un centenar de parejas más en México.

Es más, todos los ciudadanos tenemos derecho a contraer nupcias con quien se nos dé la gana y de la manera en que nos plazca, gastando todo el dinero que tenemos o endeudándonos para que ese día sea el más especial de nuestra vida.

Por lo tanto, la boda y el amor no es el tema. La bomba estalla cuando una revista de sociales, reconocida por cubrir los eventos más exclusivos y con personajes renombrados, pone en su portada a la persona más cercana del presidente electo, Andrés Manuel López Obrador.

César Yañez, quien se convirtió en vocero de la campaña de Andrés Manuel, ha estado muy cerca de nuestro próximo presidente desde que éste fue jefe de Gobierno del Distrito Federal.

Resulta casi imposible que alguien dentro de los círculos políticos y sociales de México no ubique a César Yañez, pero si esto es posible, a partir de esta mañana la “boda de ensueño” ya es conocida no sólo en nuestro país, sino a nivel internacional.

César Yañez Centeno se casó el fin de semana con Dulce María Silva Hernández, quien pertenece a una familia reconocida como pilar en la economía de Puebla. Y cómo no, si de esa magnitud fueron los regalos que recibió la pareja.

¡Hola! destinó, además de la portada, ¡19 páginas para mostrar los detalles del evento del año! Posiblemente, era necesario tanto espacio para hablar de los tres vestidos de Dulce María, diseñados por Benito Santos y el smoking de César Yañez, obra de Jorge Saade.

Entre los 600 invitados, estuvo el futuro director de la CFE, Manuel Bartlett; el gobernador de Chiapas, Manuel Velasco, con su esposa Anahí; además de Alfonso Romo y Esteban Moctezuma, quienes también tienen ya sus cargos seguros.

Obviamente, la presencia de Andrés Manuel López Obrador y su esposa Beatriz Gutiérrez Müller coronó semejante acontecimiento, digno de la realeza española, que ocupa las páginas del ¡Hola!

Lo que para la derecha exponía su derroche y frivolidad, cuando Angélica Rivera aparecía en estas mismas páginas, para los de izquierda es una exageración hacer demasiado escándalo y mostrarse tan ostentosos, cuándo el hartazgo de una clase política derrochadora es lo que prevalece.

Recordemos que antes del escándalo de la “casa blanca” de la primera dama, Angélica Rivera compartió el interior de esta propiedad en ¡Hola! con ella en la portada y el título “Angélica Rivera, en la intimidad”.

¿Por qué en ese momento no hubo una persecución al estilo de la Inquisición y ahora los allegados, amigos y devotos de Andrés Manuel López Obrador reaccionan con tal ímpetu y coraje?

Angélica Rivera compartió su vida como Primera Dama en esta revista; su hija Sofía Castro, también fue portada cuando se graduó. Y ni qué hablar de los viajes por el mundo, que también fueron motivo de aparecer en sus páginas. Entonces, nadie dijo nada.

Sin embargo, no todos los izquierdistas dejan pasar estos “detallitos”. Rafael Barajas Durán, mejor conocido como El Fisgón, es una de la voces más trascendentes como caricaturista, escritor y activista de izquierda. Y Rafael Barajas publica esta mañana en redes sociales: “¿En qué está pensando César Yáñez?”

Nadie más cercano y fiel al proyecto de Andrés Manuel López Obrador que El Fisgón, por lo tanto, nadie más calificado para mencionar los excesos de la izquierda entrante al nuevo gobierno. En eso reside la gravedad de todo.

¿Es un foco rojo para los demás que votaron por un gobierno que prometió acabar con este tipo de frivolidades? ¿Cuántas bodas, cuántos escándalos o cuántas casas como la de Angélica Rivera serán necesarias para despertar a los que aún viven el sueño del cambio?

Esto apenas empieza y aún no hay toma de protesta. ¿Qué otras sorpresas o incongruencias nos tendrá la “izquierda” en México?

Fernanda Familiar